.Coldplay. Fix You (Te confortaré)  

 

«como el Padre me envió a mí, así os envío yo a vosotros»

 
  

 
 
 

 
 
Lectura de los Hechos de los Apóstoles

En los primeros días de la Iglesia, los hermanos eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en la unión fraterna, en partir el pan y en las oraciones. Todos estaban impresionados ante los prodigios y señales que hacían los apóstoles. Todos los creyentes vivían unidos y lo tenían todo en común; vendían las posesiones y haciendas, y las distribuían entre todos, según la necesidad de cada uno. Todos los días acudían juntos al templo, partían el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y gozando del favor de todo el pueblo. El Señor añadía cada día al grupo a todos los que entraban por el camino de la salvación.

He 2,42-47

Salmo Responsorial

R. Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

Diga la casa de Israel:
eterna es su misericordia.
Diga la casa de Aarón:
eterna es su misericordia.
Digan los fieles del Señor:
eterna es su misericordia. R

Empujaban y empujaban para derribarme,
pero el Señor me ayudó;

el Señor es mi fuerza y mi energía,
él es mi salvación.
Escuchad: hay cantos de victoria
en las tiendas de los justos. R

La piedra que desecharon los arquitectos
se ha convertido en piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente.
Este es el día en que actuó el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo. R

Sal 117,1-2.3-4.13-15.22-24 (R.: l)

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro
Bendito sea Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo que llevado de su gran misericordia nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos a una esperanza viva a una herencia incorruptible incontaminada e imperecedera reservada en el cielo para vosotros, a los que el poder divino asegura mediante la fe la salvación que ha de manifestarse en los últimos tiempos. Por eso estáis alegres aunque de momento os veáis obligados a sufrir diversas pruebas, para que la pureza de vuestra fe mucho más preciosa que el oro que aunque acrisolado por el fuego se corrompe aparezca digna de alabanza de gloria y de honor cuando tenga lugar la manifestación de Jesucristo, al que amáis y en el que creéis sin haberlo visto por el que os alegráis con un gozo inenarrable y radiante, seguros de alcanzar la salvación objeto de vuestra fe.

1Pe 1,3-9

Lectura de l’evangeli segons sant Joan

En la tarde de aquel día, el primero de la semana, y estando los discípulos con las puertas cerradas por miedo a los judíos, llegó Jesús, se puso en medio y les dijo: «¡La paz esté con vosotros!». Y les enseñó las manos y el costado. Los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Él repitió: «¡La paz esté con vosotros! Como el Padre me envió a mí, así os envío yo a vosotros».
Después sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retengáis, les serán retenidos». Tomás, uno de los doce, a quien llamaban «el Mellizo», no estaba con ellos cuando llegó Jesús. Los otros discípulos le dijeron: «Hemos visto al Señor». Él les dijo: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creo». Ocho días después, estaban nuevamente allí dentro los discípulos, y Tomás con ellos. Jesús llegó, estando cerradas las puertas, se puso en medio y les dijo: «¡La paz esté con vosotros!». Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo aquí y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente». Tomás contestó: «¡Señor mío y Dios mío!». Jesús dijo: «Has creído porque has visto. Dichosos los que creen sin haber visto». Otros muchos milagros hizo Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritos en este libro. Éstos han sido escritos para que creáis que Jesús es el mesías, el hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

Jn 20,19-31

El Mesías de Händel.Parte IIIª Escena 3ª La conquista final del pecado

Tercer vídeo de la tercera parte (la Resurrección) del Mesías de Händel, la escena 3ª "La conquista final del pecado". Händel compuso El Mesías HV 56 durante 24 días en verano de 1741. El libreto es de Carles Jennens y esta formado por fragmentos bíblicos extraídos de la traducción de la Biblia denominada “Biblia del rey Jaime”, muy influyente en la literatura inglesa. Jennens concibió la estructura del libreto como una ópera en tres actos. En cada uno de ellos se relata y reflexiona sobre un episodio en la vida de Jesucristo: el nacimiento, la pasión y la resurrección. A pesar de describir aspectos de la vida de Jesús, la mayoría de fragmentos bíblicos proceden del Antiguo Testamento que hacen referencia a la futura llegada del Mesías, así como algunos procedentes del Apocalipsis de San Juan.
Se estrenó el 13 de abril de 1742 en Dublín, con el mismo Händel dirigiendo desde el clavicémbalo, pero no fue hasta los últimos años de la vida del compositor cuando se convirtió en una de sus obras mas populares y a representarse anualmente y en conciertos benéficos.

 

El Mesías de Händel HV 56

Lista de reproducción de todos los vídeos de la primera parte del Mesías de Händel. El Nacimiento

  

Lista de reproducción de los vídeos de la IIª parte del Mesías de Händel. La Pasión

 

Lista de reproducción de los vídeos de la IIIª parte del Mesías de Händel. La Resurrección

 


 
 

 
IMÁGENES