.Coldplay. Fix You (Te confortaré)  

 

«no era necesario que Cristo sufriera todo eso para entrar en su gloria?»

 
  

 
 
 

 
 
Lectura de los Hechos de los Apóstoles

En aquellos días Pedro, en pie con los once, les dirigió en voz alta estas palabras: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: percataos bien de esto y prestad atención a mis palabras. Israelitas, escuchadme: Dios acreditó ante vosotros a Jesús el Nazareno con los milagros, prodigios y señales que hizo por medio de él, como bien sabéis. Conforme al plan proyectado y previsto por Dios, os lo entregaron, y vosotros lo matasteis crucificándolo por manos de los paganos; pero Dios lo ha resucitado, rompiendo las ligaduras de la muerte, pues era imposible que la muerte dominara sobre él. Porque David dice de él: Veía siempre al Señor en mi presencia, lo tengo a mi derecha, y así nunca tropiezo. Por eso se alegra mi corazón, se gozan mis entrañas, todo mi ser descansa bien seguro, pues tú no me entregarás a la muerte ni dejarás que tu fiel amigo vea la corrupción. Me has enseñado el camino de la vida me has llenado de gozo en tu presencia.

He 2,14.22-28

Salmo Responsorial

R. Señor, me enseñarás el sendero de la vida.

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti;
yo digo al Señor: «Tú eres mi bien.»
El Señor es el lote de mi heredad y mi copa;
mi suerte está en tu mano. R

Bendeciré al Señor, que me aconseja,
hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor,

con él a mi derecha no vacilaré. R

Por eso se me alegra el corazón,
se gozan mis entrañas,
y mi carne descansa serena.
Porque no me entregarás a la muerte,
ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. R


Me enseñarás el sendero de la vida,
me saciarás de gozo en tu presencia,
de alegría perpetua a tu derecha R

Sal 15:1-2 i 5, 7-8. 9-10. 11 (R.: 11a)

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro
Hermanos: si invocáis como Padre al que juzga imparcialmente a cada uno según sus obras comportaos respetuosamente mientras estáis de paso en este mundo. Sabed que habéis sido rescatados de vuestra vida estéril heredada de vuestros mayores no con bienes perecederos como el oro o la plata, sino con la preciosa sangre de Cristo el cordero sin tacha ni defecto predestinado desde toda la eternidad y manifestado en los últimos tiempos por amor hacia vosotros, los que por él creéis en Dios, el cual habiéndole resucitado de entre los muertos y coronado de gloria viene a ser por lo mismo el objeto de vuestra fe y de vuestra esperanza.

1Pe 1, 17-21

Lectura del santo Evangelio según San Lucas

Aquel mismo día, dos de ellos se dirigían a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén unos trece kilómetros. Iban hablando de todos estos sucesos; mientras ellos hablaban y discutían, Jesús mismo se les acercó y se puso a caminar con ellos. Pero estaban tan ciegos que no lo reconocían. Y les dijo: «¿De qué veníais hablando en el camino?». Se detuvieron entristecidos. Uno de ellos, llamado Cleofás, respondió: «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha sucedido en ella estos días?». Él les dijo: «¿Qué?». Ellos le contestaron: «Lo de Jesús de Nazaret, que fue un profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y ante todo el pueblo, cómo nuestros sumos sacerdotes y nuestras autoridades lo entregaron para ser condenado a muerte y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él sería el libertador de Israel, pero a todo esto ya es el tercer día desde que sucedieron estas cosas. Por cierto que algunas mujeres de nuestro grupo nos han dejado asombrados: fueron muy temprano al sepulcro, no encontraron su cuerpo y volvieron hablando de una aparición de ángeles que dicen que vive. Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y lo encontraron todo como las mujeres han dicho, pero a él no lo vieron».Entonces les dijo: «¡Qué torpes sois y qué tardos para creer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que Cristo sufriera todo eso para entrar en su gloria?».Y empezando por Moisés y todos los profetas, les interpretó lo que sobre él hay en todas las Escrituras. Llegaron a la aldea donde iban, y él aparentó ir más lejos; pero ellos le insistieron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque es tarde y ya ha declinado el día». Y entró para quedarse con ellos. Se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. Entonces sus ojos se abrieron y lo reconocieron; pero él desapareció de su lado. Y se dijeron uno a otro: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?». Se levantaron inmediatamente, volvieron a Jerusalén y encontraron reunidos a los once y a sus compañeros, que decían: «Verdaderamente el Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón». Ellos contaron lo del camino y cómo lo reconocieron al partir el pan.

Lc 24, 13-35

El Mesías de Händel.Parte IIIª Escena 3ª La conquista final del pecado

Tercer vídeo de la tercera parte (la Resurrección) del Mesías de Händel, la escena 3ª "La conquista final del pecado". Händel compuso El Mesías HV 56 durante 24 días en verano de 1741. El libreto es de Carles Jennens y esta formado por fragmentos bíblicos extraídos de la traducción de la Biblia denominada “Biblia del rey Jaime”, muy influyente en la literatura inglesa. Jennens concibió la estructura del libreto como una ópera en tres actos. En cada uno de ellos se relata y reflexiona sobre un episodio en la vida de Jesucristo: el nacimiento, la pasión y la resurrección. A pesar de describir aspectos de la vida de Jesús, la mayoría de fragmentos bíblicos proceden del Antiguo Testamento que hacen referencia a la futura llegada del Mesías, así como algunos procedentes del Apocalipsis de San Juan.
Se estrenó el 13 de abril de 1742 en Dublín, con el mismo Händel dirigiendo desde el clavicémbalo, pero no fue hasta los últimos años de la vida del compositor cuando se convirtió en una de sus obras mas populares y a representarse anualmente y en conciertos benéficos.

 

El Mesías de Händel HV 56

Lista de reproducción de todos los vídeos de la primera parte del Mesías de Händel. El Nacimiento

  

Lista de reproducción de los vídeos de la IIª parte del Mesías de Händel. La Pasión

 

Lista de reproducción de los vídeos de la IIIª parte del Mesías de Händel. La Resurrección

 


 
 

 
IMÁGENES