.Coldplay. Fix You (Te confortaré)  

 

«el que siembra la buena semilla es el hijo del hombre. El campo es el mundo»

 
  

 
 
 

 
 
Lectura del libro de la Sabiduría

No hay Dios fuera de ti que de todo cuide, al que tengas que probar que tú no has juzgado injustamente. Porque tu fuerza es el principio de tu justicia, y el ser tú Señor de todo te hace ser indulgente con todo. Sólo cuando se duda de la plenitud de tu poder despliegas tu fuerza y confundes la osadía de los que dudan de ella. Pero tú, aun siendo el más fuerte, juzgas con benignidad y nos gobiernas con mucho miramiento, porque tienes a mano el poder cuando quieres. Enseñaste a tu pueblo con este modelo de obrar que el justo debe ser humano, y diste buenas esperanzas a tus hijos de que, después del pecado, das lugar al arrepentimiento.
Sap 12, 13.16-19

Salmo Responsorial

R. Tú, Señor, eres bueno y clemente,

Tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica. R


Todos los pueblos vendrán
a postrarse en tu presencia, Señor;

bendecirán tu nombre:
«Grande eres tú, y haces maravillas;
tú eres el único Dios.» R

Pero tú, Señor,
Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal,
mírame, ten compasión de mí. R

Sl 85,5-6.9-10.15-16a (R.: 5a)

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos
Hermanos, el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza, porque no sabemos lo que nos conviene, pero el mismo Espíritu intercede por nosotros con gemidos inenarrables. Y el que penetra los corazones, conoce los pensamientos del Espíritu y sabe que lo que pide para los creyentes es lo que Dios quiere.
Rom 8, 26-27

Lectura del santo Evangelio según San Mateo

En aquel tiempo Jesús propuso otra parábola a la gente: «El reino de Dios es semejante a un hombre que sembró buena semilla en un campo. Mientras sus hombres dormían, vino su enemigo, esparció cizaña en medio del trigo y se fue. Pero cuando creció la hierba y llevó fruto, apareció también la cizaña. Los criados fueron a decir a su amo: ¿No sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña? Él les dijo: Un hombre enemigo hizo esto. Los criados dijeron: ¿Quieres que vayamos a recogerla? Les contestó: ¡No!, no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis con ella el trigo. Dejad crecer juntas las dos cosas hasta la siega; en el tiempo de la siega diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en haces para quemarla, pero el trigo recogedlo en mi granero».Les propuso otra parábola: «El reino de Dios es como un grano de mostaza que toma un hombre y lo siembra en su campo. Es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando crece es la mayor de las hortalizas y se hace árbol, de tal suerte que las aves vienen y anidan en sus ramas».Les dijo otra parábola: «El reino de Dios es semejante a la levadura que una mujer toma y la mete en tres medidas de harina hasta que fermenta toda la masa». Jesús decía a la gente todas estas cosas en parábolas, y no les decía nada sin parábolas, para que se cumpliera lo que había anunciado el profeta: Abriré mi boca para decir parábolas y publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo. Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Sus discípulos se le acercaron y le dijeron: «Explícanos la parábola de la cizaña del campo». Él respondió: «El que siembra la buena semilla es el hijo del hombre. El campo es el mundo. La buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del maligno. El enemigo que la siembra es el diablo. La siega es el fin del mundo, y los segadores los ángeles. Como se recoge la cizaña y se quema en el fuego, así también será al fin del mundo. El hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su reino a todos los que son causa de pecado y a todos los agentes de injusticias y los echarán al horno ardiente: allí será el llanto y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. ¡El que tenga oídos que oiga!»
Mt 13, 24-43

El Mesías de Händel.Parte IIIª Escena 3ª La conquista final del pecado

Tercer vídeo de la tercera parte (la Resurrección) del Mesías de Händel, la escena 3ª "La conquista final del pecado". Händel compuso El Mesías HV 56 durante 24 días en verano de 1741. El libreto es de Carles Jennens y esta formado por fragmentos bíblicos extraídos de la traducción de la Biblia denominada “Biblia del rey Jaime”, muy influyente en la literatura inglesa. Jennens concibió la estructura del libreto como una ópera en tres actos. En cada uno de ellos se relata y reflexiona sobre un episodio en la vida de Jesucristo: el nacimiento, la pasión y la resurrección. A pesar de describir aspectos de la vida de Jesús, la mayoría de fragmentos bíblicos proceden del Antiguo Testamento que hacen referencia a la futura llegada del Mesías, así como algunos procedentes del Apocalipsis de San Juan.
Se estrenó el 13 de abril de 1742 en Dublín, con el mismo Händel dirigiendo desde el clavicémbalo, pero no fue hasta los últimos años de la vida del compositor cuando se convirtió en una de sus obras mas populares y a representarse anualmente y en conciertos benéficos.

 

El Mesías de Händel HV 56

Lista de reproducción de todos los vídeos de la primera parte del Mesías de Händel. El Nacimiento

  

Lista de reproducción de los vídeos de la IIª parte del Mesías de Händel. La Pasión

 

Lista de reproducción de los vídeos de la IIIª parte del Mesías de Händel. La Resurrección

 


 
 

 
IMÁGENES