.Coldplay. Fix You (Te confortaré)  

 

« tu fe te ha curado»

 
  

 
 
 

 
 
Lectura del profeta Jeremías

Así dice el Señor: “Gritad de alegría por Jacob, regocijaos por el mejor de los pueblos; proclamad, alabad y decid: El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel. Mirad que yo os traeré del país del norte, os congregaré de los confines de la tierra. Entre ellos hay ciegos y cojos, preñadas y paridas: una gran multitud retorna. Se marcharon llorando, los guiaré entre consuelos; los llevaré a torrentes de agua, por un camino llano en que no tropezarán. Seré un padre para Israel, Efraín será mi primogénito.”

Jer 31,7-9

Salmo Responsorial

R. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres. 

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, 
nos parecía soñar: 
la boca se nos llenaba de risas, 
la lengua de cantares.  R

Hasta los gentiles decían: 
“El Señor ha estado grande con ellos.”

El Señor ha estado grande con nosotros, 
y estamos alegres.

Que el Señor cambie nuestra suerte, 
como los torrentes del Negueb. 
Los que sembraban con lágrimas 
cosechan entre cantares.  R

Al ir, iba llorando, llevando la semilla; 
al volver, vuelve cantando, trayendo sus gavillas. R

Sl 125,1-2ab, 2cd-3, 4-5, 6 (R.:3)

Lectura de la carta a los Hebreos
Hermanos: Todo sumo sacerdote, escogido entre los hombres, está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios: para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede comprender a los ignorantes y extraviados, ya que él mismo está envuelto en debilidades. A causa de ellas, tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados, como por los del pueblo. Nadie puede arrogarse este honor: Dios es quien llama, como en el caso de Aarón. Tampoco Cristo se confirió a sí mismo la dignidad de sumo sacerdote, sino aquel que le dijo “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy”, o, como dice otro pasaje de la Escritura: “Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec”.
Heb 5,1-6

Lectura del santo Evangelio según San Marcos

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: “Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí”. Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más: “Hijo de David, ten compasión de mí.”Jesús se detuvo y dijo: “Llamadlo.” Llamaron al ciego, diciéndole: “Ánimo, levántate, que te llama.”Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Jesús le dijo: ”¿Qué quieres que haga por ti?”El ciego le contestó: “Maestro, que pueda ver.”Jesús le dijo: “Anda, tu fe te ha curado” Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.
Mc 10,46-52

Música Sacra

Con el nombre de Música Sacra agrupamos las obras musicales cristianas que a lo largo de la historia han creado los grandes compositores para destacar la obra de Dios. Nació en Europa en la Alta Edad Media con los ritos cristianos en el ámbito de las iglesias. Los antiguos cantos medievales dieron paso a las Misas y Cantatas del Barroco.

La época dorada de la música religiosa se inicia con los cantos gregorianos, alcanzan la mayoría de edad con Johann Sebastian Bach, continúa con Mozart y finaliza con las Misas de Beethoven. Mas tarde la musica sagrada deja de tener tanta importancia en la vida social y los compositores se acuerdan de ella excepcionalmente.

Glória de Vivaldi Réquiem de Mozart Pasión según san Juan. Bach
El Mesías de Händel I El Mesías de Händel II El Mesías de Händel III
La Pasión según san Mateo I La Pasión según san Mateo II Messa da Réquiem de Verdi

 


 
 
 
 
IMÁGENES